Fin de gira // 12 de junio // Sala Galileo- Galilei

24. Abril 2017

Se nos está acabando una cosa bonita y está empezando otra, vamos a vivir dos meses intensos en los que trabajaremos sin descanso en ambas cosas, la que se acaba y la que empieza.
Lo que se acaba es “El mundo encima” y lo que llega ya os lo contaré otro día, pero os adelanto que va a ser un disco.

Se cumplen dos años de la presentación del “El mundo encima” y sigo pensando que hicimos un buen trabajo. He llevado el disco hasta donde he podido, seguro que lo podía haber movido mejor, pero no se me acaba de dar bien lo de la autopromoción. Sí es cierto que he aprendido cositas nuevas acerca de cómo funciona esto, que me vendrán bien para próximos discos.

El otro día me reía un poco de mí mismo con un colega al que le contaba lo floja que ha sido la gira fuera de Madrid. Hice memoria y enumeré: Cuenca, Guadalajara, Toledo, Salamanca, Valladolid y Getafe. Pero oye, así leído no está del todo mal. Son más ciudades que la gira anterior y espero sean menos que en la próxima gira.

Lo que me llevo de todo esto es la felicidad que me da el hecho de que no poca gente me habéis transmitido lo mucho que os han emocionado y siguen emocionando algunas de las canciones. También me hace muy feliz el reconocimiento sincero que recibo por parte de muchos compañeros y compañeras a los que admiro, quiero y respeto.

Eso para mí, como para cualquiera que dedique su vida a este oficio, no tiene precio. Es ese sentimiento, básicamente, el combustible que alimenta ese seguir y seguir soñando con escribir más y mejores canciones.

Lo dice el título de este “post”, el 12 de junio cerramos la “gira” de “El mundo encima”. Será en la sala Galileo Galilei de Madrid. Un pequeño hito más en nuestra pequeña historia. Sería precioso que todo saliera como tengo previsto, trabajaremos duro para ello.

Fácil no va a ser, eso está claro, pero cuando uno tiene la suerte de contar con gente como Lene, Manu Clavijo, Pedro Cuevas y Javi Martín, más todos los que venís a los conciertos, uno tiene derecho a soñar, ¿o no?

Eso era, ¡muchos besos para todos!!!

Alberto.

Blog