Track by track _Tema 9_ Caprichos de la bohemia

05. junio 2016

Este tema es uno de los importantes del disco. Lo escribí hará 6 años, me acababa de leer “Luces de Bohemia” de Valle-Inclán y andaba a vueltas con la palabra y sus significados en mi cabeza.
Yo que he vivido ya lo mío (y lo sigo viviendo) no sé si soy un bohemio o no, carnet no tengo desde luego, pero sí que he pasado buenos ratos con bohemios profesionales en bares varios.

Con la edad muchas cosas se ven de otra manera, hace poco leía “24 horas en la mente de una mujer” de Stefan Zweig y di con la siguiente frase: “Toda esa turbia sociedad que, como usted sabe, resulta menos pintoresca y romántica de lo que se da por pintar en las malas novelas”. Me dio que pensar, y puede ser que esté de acuerdo.

Total, que pasar por la bohemia mola mucho, pero quedarse a vivir en ella igual no mola tanto.

“Caprichos de la bohemia” es una especie de homenaje al oficio de hacer canciones y a los compañeros y compañeras que están en ello. Pero no ensalza o alaba nuestro tipo de vida, simplemente lo describe, desde mi punto de vista, claro, ya que cada uno lo verá y lo vivirá a su manera.

Me va de lujo escribir sobre esto justo ahora, ya que hace un par de días toqué en Madrid con resultado regular. “No nos espera nadie en la puerta, no dirá nada mañana la prensa” dice la canción. Pues menos mal que no dijo nada la prensa porque de haber dicho algo hubiera dicho que vino menos público de lo que esperábamos. No es un drama, lo llevo con deportividad, podía pasar y pasó. Manu Clavijo, que sabe mucho de esto y que toca con mucha gente me dijo que estoy mal acostumbrado porque siempre viene mucha gente a vernos (lo de “mucha gente” es relativo, claro está, jaja). Pero bueno, creo que Manu lleva razón.

Esto de dedicarse a la música es un poco como ser del Atleti, me explico: Tienes menos presupuesto del que te gustaría tener, te vas a hartar a correr y a currar, nunca has de dejar de creer, etc. Como filosofía, cojonuda, ¡la compro! Eso sí, ten claro que igual llegas a la final (si es que llegas) y la palmas (una vez, dos veces, o las que hagan falta)

Por estirar un poco más el símil, se podría apuntar que alguien que vive por y para la música no lo dejará nunca por más hostias que se lleve, así como uno del Atleti no cambiará de equipo por más finales que pierda.

Aprovecho para mandar un saludo a mis colegas del Atleti. Aúpa!

La canción está producida de un modo espectacular, o eso me parece a mí, es Héctor Tuya en estado puro! No puedo dejar de emocionarme cuando llega la parte instrumental que hay hacia el final del tema.

El vídeo que hicimos no sé si se llegó a entender, muy comercial no es, pero bueno, es lo que tiene ser “indi”, que hacemos lo que queremos. Hay quien le parece una pasada, no sé echadle un vistazo y nos contáis.
Aquí lo dejo.

Besos!

Blog