Track by track _Tema 8_ Alguien debe andar detrás de esto

28. abril 2016

Me vinieron a la cabeza los dos primeros versos con melodía incluída. Mola cuando eso pasa así sin más, creo es lo que la gente llama inspiración. En mi opinión, es la mejor manera de empezar un tema, porque es la más libre, la más inconsciente, la menos meditada…

Luego llega lo duro, el curro digamos, el qué cojones contar que no hayas contado antes o que otros no hayan cantado ya, y ahí te haces pequeño, llegan los problemas con la rima, lo que suponen una pérdida de libertad importante, también puede pasar que de pronto descubras que te encuentras inmerso en los malditos “territorios comunes”… y a ver cómo sales de todo esto!

Se sufre, se suda, empiezas a escribir y a reescribir, destrozas cuadernos, piensas que no estás a la altura… en fin, un follón. El caso es que después de mucho curro si sigues teniendo fe en aquel inspirado arranque, puede que llegue el día en el que te encuentres delante de la peña cantando ese tema.

Esta canción es como de amor y digo esto porque suelto un par de “te quieros” por todo lo alto. No lo pude evitar, si me pongo me pongo. La temática del amor en las canciones no tiene fin, no lo sé seguro pero calculo que el 80 por ciento de todas las canciones que se han escrito a lo largo de la historia tratan de este tema, es inevitable. Las canciones normalmente juegan con los sentimientos de los que las escuchan, y por el amor o el desamor pasa todo el mundo, creo.

Luego está el cómo lo trates, puedes meterte de lleno en la exageración y en el drama extremo o puedes jugar con la desdramatización y el humor, yo soy más de lo segundo, aunque reconozco que un buen drama a lo José Alfredo Jiménez en un momento dado sienta muy bien.

Entre estas dos vías, hay otra que podríamos definir como “la realista”, que va así sin filtros, es la más pura, la más sincera y a veces la más cursi. Pero esté rollo sólo le sale bien a José Luis Perales. En serio, hay que ser muy muy bueno para que te salga bien.

Yo en directo disfruto normalmente más de los temas veloces por su energía o incluso de los medios tiempos que van ahí firmes al trote, que cuando toco una lenta (como esta), y es que no puedo evitar sentir algo de pánico, porque pienso que a la gente se le pueda hacer larga o lo que sea. Eso digo con las lentas en general, pero con esta en particular, cuando la toco con la banda, no me pasa, la disfruto muchísimo, y es más, siento que a los chicos también les pasa.

La grabación me gusta mucho como quedó. Me flipa la batería de Miguel Herrero y las guitarras de Héctor Tuya. De lo que no estoy convencido del todo es de si la canté todo lo bien que la podía haber cantado, puede ser que no.

Y eso era, ya va quedando menos del “track by track” ya sé que rápido no soy, pero tampoco hay prisa. Gracias a los que leéis y compartís estas cosas que cuento.
Besos!

Alberto.

Blog