Track by track _Tema 10_ Sólo tenemos el blues.

12. Enero 2017

Estaba yo pensando estos días que se me había quedado pendiente algo de 2016 y no recordaba qué era. Hoy caí, ¡el “track by track”! Tres temas me quedan por comentar, me propuse llegar hasta el final y tengo que conseguirlo.

“En la otra orilla del río…“ Me vino a la cabeza esa frase ya con su melodía incluída mientras veía un western, no recuerdo cuál, hubo una temporada allá por el 2012 en la que me dio por ver un montón de pelis clásicas de vaqueros que tomaba prestadas de la biblioteca del barrio.
Supongo que por eso, una vez que me puse a trabajar en el tema, me lo llevé para ese estilo tan americano que no sé si llamarlo blues, country, bluegrass, hillbilly… Me lío un poco con algunos conceptos.
La temática estaba clara, si contaba qué pasaba “en la otra orilla del río” tendría que romper en el estribillo gritando qué ocurría en “nuestra orilla del río” en contraposición.

¿Se trata de una “canción protesta”? no lo sé, el foco de la crítica no está en los poderes que clásicamente consideramos como el enemigo, sino que está más bien puesto en esos “queridos” conciudadanos que le bailan el agua y le ríen las gracias al “Poder”, bien sea por interés propio, bien por puro egoísmo, o bien porque son así, sin más, es lo que hay, hay gente para todo, es triste, pero hay que vivir con ello y con ellos.

Yo no escribo como quiero, escribo como puedo, estoy contento que en esta canción conseguí contar lo que quería contar, que no es poco, pero siempre me quedará la pega de no haber conseguido escribir mejor este tema.

Pero no todo va a ser poesía, el tema tiene una energía de la hostia que lo ha traído hasta aquí. Aún lo sigo cantando con mucho gusto, y tiene un coro que me vuelve loco cuando me viene devuelto por el público… Sólo, sólo, sólo… rock de estadio, no hay más, he crecido disfrutando como fan de ese punto demagógico que tiene el pop. El cantante señala con el micro al público y la gente canta y grita como si no hubiera un mañana. Hay peña que piensa que hacer eso no es cool y tal, a mí me mola, eso sí, todo en su justa medida, claro, tampoco hay que pasarse.

Disfruté mucho grabando el tema ¡menudos guitarrazos guapos dejó ahí Héctor para la eternidad! De la armónica, que grabé yo, estoy muy orgulloso, tuve suerte, ya que tocar lo que se dice tocar la armónica, aún no sé hacerlo. Brillante estuvo Miguel Herrero a la batería, al bajo y a los teclados.
La guinda la pusieron Javi Martín, Manu Clavijo, Antonio “Petete” Hernando y Ángel Vargas cantando como fieras a coro, el: Sólo sólo sólo… tenemos el blues.

Besos!!

Alberto.

Blog