Un guiri, una bala, el New York times y algunas canciones

10. marzo 2014

Cuanto tiempo sin escribir en el blog, qué desastre!

Estoy bien, por si alguien está preocupado, que no creo.

Os cuento;

Para los que augurabais que no sobreviviría a las bajas temperaturas, podéis estar tranquilos, no hace ni gota de frío, pero ni gota. Debe ser uno de los inviernos más suaves de la historia de Berlín. He leído por ahí que, al parecer, se debe a que se ha calentado el océano Pacífico y este anticiclón es una de sus múltiples consecuencias, pero no sé.

Creo que os conté que encontré curro en un restaurante italiano. Pues ahí sigo, no es que sea una fiesta trabajar ahí, pero pasan cosas. Ayer, por ejemplo, apareció un guiri (ya sé que aquí el guiri soy yo) me refiero a lo que entendemos nosotros por un guiri, un inglés. Llegó solo, con su buen pedo (como debe ser) y vestido (agárrense) con un chándal del Betis. Cuando me dispongo a retirarle el plato una vez observo que ha terminado, le pregunto (en inglés) si estaba todo de su gusto y me contesta (en castellano) que sí, que estaba todo muy rico y tras una pausa añade… “Quiero una copiiita de Anís del Mono…”  Yo no daba crédito, me dieron ganas de darle un abrazo, qué tío más grande! Sentí su desilusión cuando le dije que no iba a poder ser.

Más cosas, el otro día dando un paseo encontré un casquillo de bala, que impresión! La observé con detenimiento tratando de imaginar que historia podría haber detrás, quién la disparo, a quién iba dirigida, con qué motivo,…  No sé porque, pero el caso es que me cagué y la tiré detrás de un arbusto, no sin antes borrar mis huellas digitales, claro.

Estoy viendo la serie ”Sherlock Homes” de la B.B.C. está guapa, os la recomiendo si no la conocéis. Eso sí, la estoy viendo en versión original, y yo que me las doy de que entiendo inglés perfectamente, las estoy pasando putas para enterarme incluso con subtítulos.

En cuanto al alemán podría contaros que estoy un poco estancado, pero no es que esté estancado, es que voy para atrás, qué desastre! Y me consta que es un idioma precioso, pero me está costando.

He estado leyendo (en castellano) “Cartas a un joven Poeta” y “Requiem” de Rilke, por eso de intentar cogerle cariño a la lengua entrando en su literatura, y la verdad es que me ha gustado, lo tenía pendiente desde hace tiempo. También he leído “Sin noticias de Gurb” de Eduardo Mendoza que está gracioso y he releído “El Lazarillo de Tormes” del que no recordaba nada. Lo siguiente que voy a (intentar) leer es la edición del martes pasado del “New York Times” que algún vecino dejó abandonado en el suelo del portal, no sé, me hizo ilusión y lo cogí.

En cuanto a lo importante (las canciones) he terminado dos más, creo que son buenas pero eso me lo tendréis que confirmar. Empieza la cuenta atrás para la grabación de lo que será el primer disco largo. Estoy de los nervios, me invade la ilusión. A finales de Marzo tiro para Asturias donde me espera mi querido Héctor Tuya que como ya hiciera en el “Teatro Chino” se encargará de la producción y de todo lo demás. Ya os iré contando.

Por cierto, para el jueves 3 de abril no me hagáis planes que habrá concierto en Libertad 8.

Besos!

Blog