HISTORIA DE UN TEMA – “Quisiste probarlo”

03. junio 2015

Puede sonar cursi pero, tengo un pueblo, en el que tengo una casa, en la que hay una chimenea (me gusta lo de «tener» pueblo, con ciudad no funciona). ¡Bien empiezo!

El caso es que cuando estoy allí acostumbro a quedarme hasta tarde jugando con la guitarra enfrente del fuego de la chimenea (esto era lo cursi).

Pues resulta que una noche di con un riff así blusero que vino acompañado por un par de versos (me da como cosa llamar versos a las frases que escribo, pero bueno)  «Hay una fiesta en tu casa de muñecas y no te han invitado» y me gustó, sobre todo el riff, ya que yo no soy un figurín con la guitarra y dar con arreglos chulos me hace mucha ilusión, me hace sentir músico, ¡qué cosas!

Ahí quedó la cosa, de vez en cuando trasteaba con el riff, pero no me atrevía a meterle mano al tema. Tenía claro, eso sí, que el tema arrancaría con los dos versos que ya tenía.

Me puse con ella un año después, no voy a pasar a destripar la letra que logré completar, porque me liaría y no aclararía nada, aparte se entiende bien, creo. Y los huecos que puedan quedar por ahí corren a cargo de la imaginación de los que escuchéis la canción y queráis entrar en ella.

La grabación del tema fue la hostia, cada decisión que tomó el producer (Héctor Tuya) fue acertadísima. Lo mejor fue la sesión de Héctor con la Strato… ¡puff! yo noté algo mágico ahí, pero no sabría explicarlo bien, lo siento. Otro momento guapo guapo fue la sesión de la armónica que grabé yo mismo. Hice una toma del tirón y según acabé, Héctor me miró como diciendo «No te lo crees ni tú lo que te ha salido» y es verdad que tuve potra, que se dice. Recuerdo que disfruté mucho grabando las voces, aunque me jode un poco la última vez que canto «Quisiste Probarlo», casi al final. Si os fijáis es un claro “quieroynopuedo”.

Por otro lado, en Berlín conocí unos chicos que hacían videoclips y me hicieron uno para una web que tienen que se llama theopenstageberlin.de (echadle un ojo, ya veréis qué chulos los vídeos). El caso es que yo me quedé con la cosa de que cuando acabara de grabar el disco iba a pedirles que me hicieran un videoclip. Y así lo hice. Se tiraron muchísimo el rollo con el presupuesto y me preguntaron que cómo, más o menos, me lo imaginaba. Yo les dije que quería un vídeo “guapo, guapo”, y que yo quería salir bien, y que quería molar mucho, pero que tampoco muchísimo, para que fuera creíble la movida, y no dejar de ser yo.
Ellos me hablaron de hacer algo con poca luz, en interior, con una bombilla que diera vueltas y tal. Y yo les dije que de puta madre.

Tras esa charla decidí que el tema elegido para hacer el vídeo era este que nos ocupa «Quisiste Probarlo»

No es que pensáramos que necesitásemos una chica para el vídeo, pero por aquella época, en el restaurante italiano en el que yo trabajaba, entró a currar una chica nueva. Tenía un rollazo que te cagas, conectamos guay, ella acaba de llegar de Stuttgart con idea de mover su proyecto musical. No duró mucho en el restaurante porque le pasaba un poco como a mí, que estaba allí de cuerpo presente, pero la mente se le iba por ahí, de un lado para otro (eso nos pasa a muchos, pero a unos se nos nota más o menos que a otros, hay técnicas, como en todo). Me hacía mucha gracia que ella no entendiera que la jefa le metiera prisa. Yo me descojonaba.

A mí me había pasado lo de escribir una canción a una chica y que esta me dejara.
Pero no me había pasado lo de escribir una canción que hablara de una chica que no conocía y que luego la chica apareciera. No sé si me explico bien. De alguna manera era ella la chica de la canción.

Total, que le propuse salir el vídeo y me dijo que «Ja», que significa que sí.

El caso es que estoy muy contento porque de veras creo que la canción está guapísima, que el vídeo ha quedado de puta madre y que las dos cosas juntas funcionan muy bien.

Otra sorpresa que me deparó este tema fue, y con esto termino, el título del disco. No sabía qué nombre ponerle y un día pasando a limpio la letra llegué al «tratas de escupir al cielo y se te viene… el mundo encima» Así como ahora, “El Mundo Encima” quedó en el siguiente renglón, y yo qué sé, me gustó, le vi sentido y tiré con él.

Igual me ha quedado un poco largo este texto, pero, no sé, puede incluso que lo haga con más temas. Esto, que sepáis, es resultado de que me salgan pocas entrevistas, entonces claro, yo, que tengo ganas de contar cosas, pues de alguna manera tiene que salir, ¡ja!

¡Besos!

Alberto.

Blog